Senegüé es el segundo núcleo más poblado dependiente del ayuntamiento de Sabiñánigo. Senegüé está ubicado sobre uno de los relieves glaciares mejor conservados del Pirineo, conocido como la morrera frontal del Gállego.

Esta formación se presenta como una colina alargada en forma de arco, la cual contiene los sedimentos que este gigante de hielo arrastró hace más de 36.000 años. En 1990 fue declarado Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos por considerarlos patrimonio natural escaso, y, de gran valor e interés científico y cultural.

Si se desea profundizar esta etapa de Senegüé, de la historia viva del Pirineo y su formación, es necesario una visita al Centro de Interpretación de los Glaciares del Senegüé.

La torre de los Baguer, inmueble del siglo XVI, alberga el centro de interpretación de los glaciares. En este podemos conocer toda la información sobre la formación y mantenimiento del ciclo glaciar. El centro se abre en verano y algunos festivos. Desde el propio centro se ofrecen visitas guiadas por la morrena todos los días de apertura.

Si se quiere saber más sobre el glaciarismo, estudiar sus huellas e historia, podemos visitar el centro y recorrer Senegüé disfrutando del conjunto de audiovisuales, paneles y mesas de interpretación repartidas por diferentes emplazamientos de la localidad.

Además de recorrer sus calles y empaparos de la arquitectura popular del Serrablo, puede disfrutar de diversos puntos de interés turístico-arquitectonico del lugar.

En la plaza de la localidad podemos observar un crucero del siglo XVII, conocido como “O Redol”, unos de los elementos históricos de la localidad.

Otra visita, en la que podemos mezclar naturaleza y cultura, es la visita a la Ermita de la Virgen del Collado del siglo XVI que se encuentra en un pequeño altozano de la morrena glaciar.

El elemento más sobresaliente del arte religioso de Senegüé es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asución, de estilo barroco, construida en el siglo XVII. Los laterales de la iglesia, sus muros, son de anterior inglesia que se encontraba bajo la advocación de San Saturnino. Tiene un estilo de románico tardío (siglo XVI).

Se compone de una nave cerrada que alberga varios retablos barrocos en su interior. En estos se muestran los de San Lorenzo, Nuestra Señora del Rosario y San Francisco Javier, y el medieval de la Virgen del Collado.De su torre, anterior al siglo XVI, vemos un acabado de cuatro cuerpos abriéndose en forma de arco de medio punto donde se albergan las campanas.

Senegüé también ofrece una referencia para los amantes del deporte. Se pueden practicar deportes de aventura; como barranquismo, rafting, piragüismo o parapente.

Si se quiere trepar en hasta punta Güé a lomos de una bicicleta y disfrutar de un mirador natural que ofrece una panorámica de 360 os recomendamos esta ruta.

En las temporadas de invierno es un gran punto de interés para la práctica de los deportes de invierno.

PROPUESTAS DE VERANO

IGLESIAS DE SERRABLO

INFO PRÁCTICA

Todo lo que puedes necesitar

CÓMO LLEGAR
FOLLETOS TURÍSTICOS
OFICINA DE TURISMO
PARKINGS | ÁREA AC
TELÉFONOS | ENLACES