Ibort es un pueblo con una historia curiosa. Es uno de los pueblos del Alto Gállego que fue abandonado, en la década de los 50, y no fue hasta mediados de los años 80, cuando un grupo de personas trataron de recuperar el pueblo. Los nuevos moradores de Ibort tuvieron que vencer diversas problemáticas de tal manera que, al haber sido despoblado, en ese momento pertenecía al Gobierno de Aragón, y tras una ardua negociación, se les permitió recuperar el pueblo y vivir en el, convirtiéndose en los nuevos vecinos de Ibort.

Ahora se ha revivido en un bonito pueblo, rodeado de bosques, con casas muy arregladas. Las calles continúan sin estar asfaltadas, algo que le da un aspecto más auténtico al pueblo y recuerda lo que un día fue.

La iglesia parroquial es del siglo XVI y tenía un retablo dedicado a San Lorenzo. Dicho retablo se encuentra en la actualidad en la iglesia de Senegüe en su altar mayor.

Como curiosidad, con la rehabilitación del pueblo, el templo fue reconvertido en centro multifuncional, albergando incluso un rocódromo en su interior, conservando las policromías de sus fachadas y techos.

PROPUESTAS DE VERANO

IGLESIAS DE SERRABLO

INFO PRÁCTICA

Todo lo que puedes necesitar

CÓMO LLEGAR
FOLLETOS TURÍSTICOS
OFICINA DE TURISMO
PARKINGS | ÁREA AC
TELÉFONOS | ENLACES