Sobre el gigante pétreo de Oturia se levanta el Santuario de Santa Orosia, un lugar profundamente sacralizado, origen de tradiciones y leyendas. Bajo esta imponente formación rocosa se levantan varios pueblos estrechamente ligados a la montaña y sus tradiciones. En ellos encontramos ricas muestras de arquitectura popular y religiosa y, sobre todo, mucha tranquilidad.

Salimos de Sabiñánigo por la salida este, en la rotonda seguir la N-260 dirección Fiscal-Aínsa, hasta el desvío a Osán.

Osán. Al llegar a su plaza os daréis cuenta que la arquitectura popular abunda, no os perdáis la Torre Villacampa ni Casa Capablo. De paseo al cementerio, por la parte alta del pueblo, donde se sitúan las bordas, se divisan bellas vistas a Santa Orosia.

Seguir por la carretera y tomar el primer desvío a la derecha (atención sin señalizar).

Allué. Coqueto pueblo con aspecto medieval y una bella iglesia románica. Desde su posición elevada disfruta de buenas vistas al Monte Oturia y a las cumbres del Pirineo.

Regresar dirección Sabiñánigo, en la primera rotonda tomar la primera salida, en la segunda, seguir dirección Sardas.

Sardas. El entramado de calles termina donde se abre la plaza de la Iglesia, donde se alza un bello crucero y el conjunto de lavadero, fuente y abrevadero.

Junto al lavadero del pueblo tomamos la carretera a Isún.

Isún de Basa. Parada obligada para visitar la iglesia de Santa María, la cual forma parte del conjunto medieval de las Iglesias de Serrablo. Su cercanía a la montaña lo convierte en un lugar especial.

Seguir por la misma carretera, que ahora se estrecha.

San Román. Diminuto pueblo al final de camino, rodeado de un entorno natural encantador lleno de relieves montañosos.

PROPUESTAS DE VERANO

IGLESIAS DE SERRABLO

INFO PRÁCTICA

Todo lo que puedes necesitar

CÓMO LLEGAR
FOLLETOS TURÍSTICOS
OFICINA DE TURISMO
PARKINGS | ÁREA AC
TELÉFONOS | ENLACES